La repetición del juicio por el ‘crimen de los tirantes’ analiza con un nuevo jurado si fue un asesinato

Rodrigo Lanza está acusado de la muerte de Víctor Laínez después de que su juicio y condena fueran anulados por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón

Este lunes comienza en la Audiencia Provincial de Zaragoza la repetición del juicio por el conocido como crimen de los tirantesRodrigo Lanza Huidobro, de 36 años, está acusado de ser el presunto autor del asesinato de Víctor Laínez Muntané, de 55, tras agredirle la noche del 12 de diciembre de 2017 en un bar de la capital aragonesa por llevar unos tirantes con los colores de la bandera española.

El nuevo juicio comenzará, condicionado por la Covid-19, con la elección de los 11 miembros del jurado, nueve titulares y dos suplentes. También son nuevos la la magistrada-presidenta del jurado María José Gil Corredera, y el abogado de la familia de Víctor Laínez que será Enrique Trebolle, prestigioso y conocido penalista.

El primer juicio se celebró en noviembre de 2019 y el magistrado presidente del tribunal, José Ruiz Ramo, condenó a Lanza a cinco años de cárcel y una indemnización de 200.000 euros.

Según el veredicto del jurado popular, Lanza fue condenado por un delito de lesiones dolosas en concurso con un homicidio imprudente, con las agravantes de alevosía y motivos ideológicos y la atenuante leve de arrebato. Y no por asesinato como pretendían la Fiscalía y las acusaciones.

La Fiscalía solicitó una condena de 25 años de prisión por un delito de asesinato por motivos ideológicos con las agravantes de odio, alevosía y ensañamiento, además del pago de una indemnización de 150.000 euros a la familia de la víctima y de 5.600 al Salud por los gastos generados.

El jurado popular llegó a la conclusión de que Lanza agredió por la espalda a Laínez y que éste se golpeó la cabeza al caer al suelo, lesión que le causó la muerte. Sin embargo, descartó que el acusado tuviera intención de acabar con su vida y, por tanto, el asesinato.

La víctima, Víctor Laínez. / E.M.

FALTA DE MOTIVACIÓN

La Fiscalía y la familia del fallecido alegaron que hubo contradicciones por parte del jurado. Afirmaciones que mediatizaron sus respuestas o falta de motivación del veredicto, por lo que solicitaron la repetición del juicio.

La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ordenó el pasado mes de abril que se repitiera el juicio al entender que hubo falta de motivación por parte del jurado popular en su veredicto. Con esta decisión, anulaba el primer juicio y también la condena de cinco años de prisión que la Audiencia Provincial de Zaragoza impuso al acusado.

La defensa de Lanza, ejercida por el letrado Endika Zulueta, también recurrió el fallo, pero en su caso para que se eliminasen las agravantes de alevosía y motivos ideológicos y la responsabilidad civil de 200.000 euros que el juez impuso al procesado. Igualmente solicitó la libertad provisional de Lanza, que permanece en la cárcel de Zuera desde su detención en 2017.

La Audiencia de Zaragoza prorrogó hasta diciembre del 2021 la situación de prisión para Rodrigo Lanza, que, de no haber mediado esta resolución, habría salido de la cárcel el pasado mes de junio, a tenor de la pena impuesta inicialmente y que fue invalidada.

El TSJA tuvo en cuenta las tesis de la Fiscalía, representada por Carlos Sancho, y las acusaciones, a cargo de Juan Carlos Macarrón, abogado de la familia, y de David Arranz, letrado de la acción popular ejercida por Vox.

POR QUÉ SE ANULÓ EL JUICIO

El TSJA consideró que en el primer juicio se infringieron elementos esenciales y recordaba que “existe un verdadero deber de motivación del veredicto por parte de los jurados”. Añadía que en el acta de la votación deben recogerse “tanto los elementos de convicción tomados en consideración como una sucinta explicación de las razones por las que han declarado o rechazado declarar determinados hechos como probados”. Y precisaba que se trata de elementos esenciales que no se respetaron en la sentencia ahora anulada.

Además, el tribunal tampoco explicó por qué se aceptaron unas declaraciones o informes periciales y no otros, lo que resultó fundamental para la sentencia que libró del delito de asesinato a Rodrigo Lanza.

Los magistrados del TSJA entendían también que hubo una flagrante “falta de explicación” de por qué se consideró que “sólo existió dolo de lesionar y no dolo de matar, de manera que la muerte causada se produjo por imprudencia”.

La familia de Víctor Laínez mostró su satisfacción tras conocer la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Aragón de anular la sentencia y ordenar la repetición del juicio. El entonces abogado de la familia, Juan Carlos Macarrón, declaró: “Se ha hecho justicia porque el veredicto del jurado era muy deficiente y estaba lleno de contradicciones”. “Eso es lo que queríamos, que se repitiese el juicio porque entendemos que no se hizo justicia”.

Y añadió: “Creemos que las decisiones tanto del jurado popular como del magistrado del tribunal no fueron acertadas. Entendemos que fue un asesinato en toda regla y que como tal debe ser investigado el señor Lanza”.

Enrique Trebolle, nuevo abogado de la familia de Laínez. / JESÚS MORÓN

FUENTE: EL MUNDO


¿Quieres ayudar a su familia? HAZ CLIC AQUÍ y elige cómo colaborar.